LA NUEVA RELIGIÓN MUNDIAL Y LA UNIVERSALIDAD DE LA VIDA.

ORACIÓN, MEDITACIÓN, INVOCACIÓN

 

LA ORACIÓN - Es la etapa en que el místico, u hombre de aspiraciones Espirituales fusiona los deseos de la Personalidad, con la Aspiración de establecer Contacto con el Alma.

Debido a la eficacia de la Oración, descubre los poderes sutiles, y la Realidad del Dualismo Esencial de la Vida, encontrando, que es a la vez, el Yo Superior y el yo inferior (causante de todos los problemas, incluso la mala salud en nuestra actual etapa evolutiva).

Oración y Meditación, son métodos distintos de Acercamiento a la Realidad, ambos son igualmente legítimos y útiles.

La Oración se basa en el concepto de Dios Trascendente, situado por encima y más allá de los asuntos humanos.

La Meditación atrae a quienes reconocen a Dios inmanente, actuando al interior de Su Creación.

Cuando oramos, hablamos con Dios, cuando Meditamos, escuchamos a Dios, o dejamos que Dios nos hable.

Las diferencias básicas entre ambas, son motivación y medio.

La Oración se basa, en el deseo personal y los resultados dependen del fervor y la intensidad emocional.

La Meditación por su parte, está o debería estar motivada, por el servicio al Plan y para el mayor bien de la Humanidad.

La Meditación emplea la mente disciplinada a fin de contactar al Alma y conocer la Voluntad de Dios

Tanto la Oración como la Meditación son de naturaleza Invocadora. Ambas son un llamado a las Fuerzas Espirituales, para la liberación de Energías, en respuesta a la formulación de una demanda y los dos métodos son eficientes.

La Meditación es practicada por aquellos que reconocen que la Divinidad- que el “El Reino de Dios” está dentro, y que la realización de Dios, es un proceso natural.

El uso disciplinado de la Mente, combinado con el Servicio a los demás, es el medio para lograr esa Realización.

La fórmula “Cristo en nosotros esperanza es de Gloria", es una Realidad para el meditador.

 

MEDITACIÓN, INVOCACIÓN- son etapas de Poder Mental, que también están destinadas a recibir respuesta de los Grandes Seres, sobre todo si se utilizan en forma GRUPAL.

A través de Oración, Meditación o la Invocación, las Energías Divinas pueden ser liberadas y llevadas a la Actividad .

Hombres y mujeres de Buena Voluntad de muchas creencias y Naciones pueden unirse en este Servicio Mundial, llevando valor y fortaleza Espirituales, a un mundo perturbado.

Meditar implica Registrar, Interpretar y Aplicar, ello implica Actividad Mental, incluyendo Causa y Efecto, el Contacto con una Fuente de Inspiración y la capacidad consecuente, de utilizar y aplicar los resultados de la Meditación.

Existe un método que puede ser aprendido y practicado para obtener Concentración y el Alineamiento de la Conciencia, con la Primera Fuente de Inspiración: el Alma.

Todo empieza por la actividad de la Mente, no solamente de la inferior, que representa la facultad de análisis y dirección, sino también la capacidad de llevar la mente inferior, dirigida conscientemente hacia el alineamiento con la Mente Superior y el Alma.

Un “Pensamiento Simientecontemplado a la Luz del Alma, produce nuevos Pensamientos e Iluminación Mental, que la mente inferior interpreta y aplica.

“SEREMOS RENOVADOS POR LA TRANSFORMACIÓN DE NUESTRA MENTE” dice la Biblia.

 

Del Intelecto a la Intuición